Descubre 5 ocasiones en que gastas dinero inútilmente.

Es sorprendente lo que nos cuesta ahorra y asombroso la manera en que podemos gastar el dinero inútilmente. En este artículo te vamos a hacer recapacitar sobre 5 maneras o situaciones en que gastamos más de la cuenta y sin embargo no nos paramos a pensar si era realmente necesario ese gasto por pequeño que sea.

Aunque todo depende del tipo de persona que seamos en referencia a las finanzas, si que hay unos puntos en común en los que fallamos todos.

Dinero Extra. En otras ocasiones, cuando hemos recibido un dinero inesperado o extra, somos mucho menos conscientes del valor de este. Lo usamos de manera inapropiada a modo de capricho sin darnos cuenta de lo mucho que cuesta conseguirlo por los medios tradicionales. Debemos pensar que aunque ahora nos sobre, en otras ocasiones no lo hubiésemos empleado así.

Vacaciones. Ya de por sí son un desembolso elevado normalmente pero nosotros somos capaces de aún engrosar más todavía el gasto. No nos paramos a pensar que pagamos mucho más de su precio muchísimas cosas, caprichos, souvenirs, regalos, etc… amparados en que estamos de vacaciones.

Ofertas. Tenemos un cupón de descuento y por no “perderlo” compramos algo que si nos paramos a pensar, quizá no sea indispensable. Ropa o comida, por ejemplo. Si de verdad teníamos pensado o necesitamos comprar dicho producto, entonces sí es una buena ocasión, pero la mayoría de las veces, compramos porque dicha oferta tiene fecha de caducidad o gastamos más dinero porque dicha ganga tiene un mínimo de compra.

Ocasiones Especiales. Compromisos como cumpleaños, bodas, etc… son otro escenario para perder los papeles en el gasto económico. Pensamos que estamos en la obligación de gastar más para destacar, o hacer saber a esa persona a la que le hacemos un regalo lo mucho que le apreciamos, pero no siempre el regalo más caro es el mejor.

Aparentar. Casi de la mano con el punto anterior, todos nos empecinamos en aparentar un nivel de vida superior a los que nos rodean, o al menos tratando de mantener un status acorde al nivel de vida que nos gustaría llevar, poniendo en riesgo muchas veces el empobrecernos, y descender a otro nivel que no nos gustaría nada. ¿Cuántas veces hemos comprado cosas imaginando la envidia de otros?, ¿el qué dirán cuando me vean con ello?, y que no compraríamos si no se lo pudiésemos enseñar a nadie.

Todos estas situaciones nos llevan a pensar. Debemos pararnos un segundo antes de decidir si vamos a comprar algo, si de verdad lo necesitamos, si nos lo podemos permitir, como siempre usando el sentido común.

Via: elconfidencial.com

Foto: picjumbo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *